domingo, 15 de mayo de 2011

LEE LAS "MEMORIAS DE UNA ESTRELLA DEL PORNO (AMATEUR)"EL PRIMER LIBRO ARROJADIZO DE LA HISTORIA



http://ohjanis.blogspot.com

martes, 14 de septiembre de 2010

"SIMPATÍA POR EL RELATO". ANTOLOGÍA DE CUENTOS ESCRITOS POR ROCKEROS


Si has llegado hasta aquí es que te va la marcha, así que esto te puede interesar:

“Simpatía por el relato. Antología de cuentos escritos por rockeros”

Desde Julián Hernández de Siniestro Total a El Drogas de Barricada, pasando por Kutxi Romero de Marea o Rubén y Leiva de Pereza. 32 músicos participan en este libro, publicado por Drakul y coordinado por los escritores Esteban Gutiérrez “Baco” y Patxi Irurzun. Los músicos se atreven con relatos de todo tipo: rocanroleros, biográficos, eróticos, incluso infantiles…

Algunos de los participantes escriben por primera vez un cuento para esta antología, los hay que ya son autores ampliamente editados, otros escribían y guardaban sus relatos en un cajón, que abren en exclusiva… Todos se sienten atraídos por la literatura (y a menudo las letras de sus canciones los delatan). Este libro, de hecho, pretende ser un punto de encuentro entre literatura y rocanrol, así como su blog http://simpatiaporelrelato.blogspot.com y las diferentes actividades que generará: presentaciones, conciertos, charlas, etc.

Es además, un libro solidario, pues sus autores han cedido los derechos que la obra genere al comedor social Paris365 de Pamplona, y a la Asociación para la Cooperación con el Pueblo Saharaui “Río de Oro de Fuenlabrada, para el proyecto “Vacaciones en Paz”, de acogida de niños saharauis durante el verano.

Y estos son los títulos y los autores de los cuentos:

VIGO EN PRIMAVERA, por Julián Hernández

BARRIZAL, por Kutxi Romero

TODOS LOS PALOS, por Kike Suárez “Babas”

JULIÁN, MI MENDIGO DE CABECERA, por Ajo

EL LECTOR, por Pablo Tamargo

LA MEJOR CANCIÓN DEL MUNDO, por Monty Peiró

¡VUELA!, por Carlos Pina

¡ORGANIZACIÓN!, por Juan Abarca

EL BODEGÓN, por Félix FX

PENA, TEQUILA Y OLVIDO, por Indio Zammit

EL TREN DEL FRACASO, por Antonio Yeska

EL GITANO, por Eduardo Izquierdo

EL BOMBO, por Josu Arteaga

UN LUNES CUALQUIERA, por Antonio Suárez “Lulu”

TEMBLOR DE LAVAPIÉS, por Ángel Petisme

VOLVER A TOCAR, por Roberto Moso.

EL FANTASMA DENTRO DE LA MÁQUINA, por Francisco Nixón (Fran Fernández)

UNA MAÑANA, por Rubén Pozo

ESTRELLITA Y LA CANCIÓN DE SOLEDAD, por Agnes

¡QUÉ A GUSTO! (RELATO A UNA SOLA MANO), por Enrique Villarreal Armendáriz “El Drogas”

TÓQUESE EL PELO, por David Mardaras

“VIS A VIS” (MAKING OF DE UNA CANCIÓN), por Kike Suárez “Babas” y Miguel Conejo “Leiva”

EN UN CAJÓN TAN NEGRO, por David Suárez “Suarón”

SUBSIDIO DE SOMBRAS, por Enrique Cabezón

SE LLAMABAN LUCÍA E ISABEL, por Daniel Sancet Cueto

DE BOLO EN BOLA por Felipe Zapico Alonso

ABSOLUTA VERDAD, por Eduardo García Martín “Luter”

ONE SHOT O CHUPITO DE DIOS, por Octavio Gómez Milián

EL MAL CAMINO, por Kike Turrón.

SAMURAIS DEL SEXO (DESVELACIÓN DE UNA MENTIRA HISTÓRICA), por José Luis Moreno-Ruiz

PELIGRO DE INCENDIO, por Iñaki Estevez

A CUATRO PATAS, por Javier Gallego “Crudo”


¡Salud y rocanrol!


viernes, 11 de septiembre de 2009

Ajuste de cuentos


¿Esto no es lo que buscabas?. Puedes Ajustar cuentas aquí:




Y si es lo que buscabas también

domingo, 17 de mayo de 2009

Dick Grande se despide de ti...


...pero si quieres te mando un email contándote cómo acaban mis andanzas de actor porno (amateur). Por razones que aún no puedo desvelar me resulta imposible continuar subiendo a este blog los últimos capítulos de mis memorias, pero puedo enviártelas a casa si realmente estás interesado en ellas y no has entrado en esta página solo para cascártela. Puedes escribirme aquí.
Por lo demás en breve este blog renacerá convertido en otra cosa, aún no sé muy bien qué, quizás -para seguir con la pornografía- comentando cosas sobre la televisión, en la que cabe todo, incluso mi blakandeker. Quizás.
Trabajar con ustedes ha sido la polla.


jueves, 14 de mayo de 2009

Maldita primavera



Estuve durmiendo hasta el día siguiente al mediodía. Lo primero que vi al despertarme fue a Lola, anudándose las trenzas y repasándose con un rotulador rojo las cicatrices de la piernas frente al espejo del armario. Lola creía firmemente en el método stanislavsky, pero era la Frida Khalo de pega más inverosímil que pudiera imaginarse, alta, rolliza, rubia, alemana… Lo único en lo que se le parecía era en la manera en que le atizaba al tequila.

-Buenos días, mi pintor de brocha gorda –me dijo, con un retintín beodo y arqueando su ceja postiza en dirección a mi erección matutina, al tiempo que le daba un buen lingotazo a su inseparable botella, y yo me di cuenta en ese momento de que para que el despropósito fuese completo a mí, que era un tirillas, me iba tocar hacer del gran –en todos sus sentidos– Diego Rivera.

-Hoy vamos a ir al Palacio Nacional- corroboró la voz de la teutona, asomando la cabeza desde el baño, desde donde llegaba el ruidito de un hilo de orina golpeando el agua del retrete-, para que veas el mural que hay en una de las paredes. Es algo impresionante.

-Pero primero comemos en ‘La casa de los azulejos’ y hablamos de la película- dijo el pornógrafo que estaba sentado en un sillón a mi derecha, cortándose las uñas de los pies.

¡Dios mío, parecíamos una familia! Bueno, ellos de hecho lo eran, la familia Monster, pero yo no, no me apetecía nada acostumbrarme a sus rutinas, acostarme con mi madre o salir a la calle con sandalias y calcetines de monte. Que me tirara a su hija, delante de sus narices, no significaba nada, no nos convertía en nada. Así que esperaba que hubieran reservado otra habitación en el hotel para mí solo.

Me alegró oír, eso sí, que me contarían algo sobre la película, pues pensé que sería un buen momento para preguntarles qué papel tenía Janis en ella y cuándo podría verla.

-Janis, oh, sí, bueno, todavía no le toca rodar- dijo la teutona, una vez en el restaurante, y su marido rápidamente le echó un capote cambiando rápidamente de conversación:

-En esta misma mesa almorzó en una ocasión Pancho Villa- dijo.

No se me escapó tampoco que Lola no pudo evitar un mohín entre resignado y de vergüenza ajena, que ahogó en un trago de su cocktail margarita.

Durante la comida, por lo demás, los pornógrafos me detallaron algunas de las escenas que pretendían rodar para “La brocha de Diego”, así se iba a titular la película. En realidad, como siempre, tampoco tenían una idea definida de la misma, “irá surgiendo sobre la marcha, queremos que sea un gran fresco de la vida y la historia mexicanas, pintado sobre la marcha, como la mamada que te hizo ayer Lola en el hotel”, explicaron, y de hecho allá mismo en ‘La casa de las azulejos’ tuvieron alguna idea, como el duelo de pajas.

La casa de los azulejos, que se llamaba así porque era un palacio barroco, con las fachadas exteriores recubiertas de azulejos azules, había sido testigo a lo largo de los siglos de terremotos, crímenes, revoluciones y algún que otro episodio absurdo, como cuando en una de las estrechas callejuelas laterales dos nobles entraron con sus carruajes por distintos extremos; como ninguno de los dos podía pasar ni se rebajaba a darle paso al otro, permanecieron allá durante tres días y tres noches, hasta que intervino el Virrey y ordenó que cada cual retrocediera por donde había llegado.

-Nosotros podíamos poner a dos tíos con unos pollones como trabucos, tu serías uno de ellos claro, Dick, y que estuvieran meneándosela hasta que a alguno se le acabara la munición.

En ese punto álgido del guión, yo me disculpé y me levanté para ir a al baño. Antes de entrar, atravesé un vestíbulo, en una de cuyas paredes había pintado un mural, con indios en pelotas, o con el sexo cubierto por espadas afiladas, y largas trenzas que rodeaban sus cuellos. Omnisciencia, leí, y en la parte superior vi unas manos abiertas, de las que brotaba una llamarada de fuego.

Decidí no entrar a mear, tenía que salir a la calle, sentía que me faltaba el aire, como si a mí también me estrangulara una de aquellas trenzas gruesas como cadenas, o el fuego me consumiera por dentro, algo iba a mal, era evidente, los pornógrafos me ocultaban algo, y yo quizás no quería o tenía el valor de descubrir de qué se trataba, de querer saber todo.

Eché a andar, sin rumbo fijo, me alejé del restaurante, caminé durante mucho tiempo, hasta acabar en el mismísimo ombligo del mundo, la plaza del Zócalo, por cuyas orillas estuve deambulando, entre los puestos callejeros, curioseé, sostuve entre mis manos botecitos que curaban el mal de amores, inquietantes pócimas de la santa muerte, incluso permití que un tipo en taparrabos, una especie de chamán, me purificara, meneando ante mis narices un pebetero con nopal quemado, pero nada servía para calmar mi ansiedad, todo era falso, mentira, en cuanto daba una vuelta y regresaba sobre mis pasos me encontraba con el sacerdote azteca, despojado de sus abalorios y enfundado en un camiseta con el anagrama de Nike, o a los curanderos rellenando sus tarros con hierba que arrancaban de los jardines más próximos.

¿Qué podía hacer? Tal vez ya era tarde para echarme atrás, así que, decidí entrar al Palacio Nacional, a ver el mural que Diego Rivera había pintado junto a una de las escaleras de entrada. Fue una buena idea, eso me tranquilizó un poco, el mural era, tal y como había dicho la teutona, impresionante, en él estaba el México precolombino, el de los corazones humanos ofrecidos a los dioses, y los conquistadores españoles, sus rostros terribles de color verde, como si fueran extraterrestres, o los hombres barbados de la profecía, con sus armaduras resplandecientes, sus espadas ensangrentadas y sus bolsas con monedas; y Emiliano Zapata exigiendo “Tierra y Libertad”; y Karl Marx, con la primera página del manifiesto comunista…

No quise ni imaginar qué podía ocurrírseles a los pornógrafos al ver todo aquello, Trostky arrancando con los dientes las bragas de seda de María Félix, Chavela Vargas meando cerveza michelada en el vaso de Salinas de Gortari, Moctezuma untándose el pito en un bote de guacamole y chile y ofreciéndoselo como un sacrificio humano a Yuri una maldita primavera, yo convertido en Moctezuma, en Salinas de Gortari, en Trostky, en Diego Rivera, Diego Rivera dibujando con su brocha todas aquellas escenas, o rompiendo con ella todos los huesos de su Frida, cuando no estuviera inspirado, y reconciliándose, cosiéndole las heridas con la lengua, comprándole tequila, Diego Rivera, en fin, con la picha en carne viva, escocida, recubierta de sal y gotas de limón…

No sabía si tendría fuerzas para todo aquello, estaba terriblemente cansado, desorientado. Decidí volver al hotel. Por suerte, al pedir la llave me dieron las de otra habitación distinta a la de la noche anterior. Mi propia habitación. Pero apenas me hube tumbado en la cama, llamaron a la puerta. Era Lola.

-La encontrarás en Garibaldi- dijo.

-¿Qué?

-A Janis, la encontrarás si preguntas por ella a los mariachis de la plaza Garibaldi.

Me quedé paralizado durante unos instantes, sentí que todo se detenía, la lluvia que circulaba por mis venas, la música y el ruido de motores que subía desde la calle, las balaceras en los cruces peligrosos, la lluvia ácida y la lluvia de pájaros muertos, el dolor, la soledad, dios acariciándose el sexo mientras miles de hombres y mujeres morían injustamente… Y después, abracé a Lola, y rompí a llorar. Lola también lloraba.

-¿Te importa que me quede aquí esta noche?- me preguntó


-Claro que no– le contesté.

Y se acostó en la cama, y yo con ella, pegué mi pecho a su espalda y la acaricié, sequé mis lágrimas en la arena de su piel, y le ayudé a vaciar las suyas, Lola estuvo llorando durante muchas horas, como si esas lágrimas fueran todo el tequila que se había bebido en los últimos meses, o la sangre de esa otra mujer que había fingido ser, y solo cuando se quedó dormida, profunda, reparadoramente, como una niña, yo salí de la habitación y pedí un taxi que me llevara a la Plaza Garibaldi.

Tequila, sal y limón (y un chorizo de Pamplona).


Pero en México DF, nada más bajar del avión, me encontré con un semáforo en rojo, frente al cual, además,  tuve que comerme  de una tacada un chorizo de Pamplona enterito. 

Eso –lo del semáforo- era el modo en que controlaban la entrada de viajeros al país, te colocabas delante de él y pulsabas un botón, si salía verde podías pasar, si salía rojo, registraban tu equipaje; la luz roja se encendía una vez por cada siete u ocho que lo hacía la verde, a mí, por supuesto, me tocó roja, y al abrir la mochila apareció el chorizo (que me dio pena tirarlo a una papelera), eso fue todo, no había nada más que declarar, pero ya entonces supe que aquello era una señal, algo premonitorio.

Los pornógrafos alemanes vinieron a buscarme al aeropuerto y el encuentro fue bastante confuso: empecé a llorar sin control en cuanto los vi, pero fue por culpa de la polución –Mexico DF era una de las ciudades más contaminadas del mundo-, los ojos me picaban terriblemente y no había manera de parar unas lágrimas que abrían surcos como si lo hiciera el filo oxidado de una navaja,  ellos, sin embargo, creyeron que me alegraba de verlos, y yo no aclaré nada, sobre todo cuando la pornógrafa me abrazó y sentí sus tetas como jarras de cerveza, hacía demasiado calor como para rechazarlas, en realidad me hubiera gustado beber de aquellos cántaros hasta perder el control y olvidar nuestras cuentas pendientes, enroscarnos por los hombros y brindar por los viejos tiempos y por los viejos amigos  (ellos, después de todo, me habían descubierto, me habían iniciado en el mundo del porno, supongo que debía estarles agradecido) pero me contuve, del mismo modo que no pregunté todavía por Janis, tenía miedo de que mi negra no me recordara, o me rechazara, o hubiera cambiado, me alivió incluso que no hubiera venido al aeropuerto, y entonces sí que comencé a llorar de verdad, sentía que por primera vez, de algún modo, renegaba de ella, que quizás había recorrido miles de kilómetros y luego no tuviera el valor, la fuerza para dar un pequeño paso al frente, sí, ahora mis lágrimas eran algo más que monóxido de carbono licuado, pero entonces la teutona me apartó de sus pechos caudalosos y me ofreció un colirio, “es por el smog ¿verdad?”, dijo, y tuve la sensación de que no nos íbamos a entender.

Los alemanes me condujeron hasta el hotel Isabel la Católica, por la zona del Zócalo. Por el camino no hablamos mucho, ellos porque eran de natural herméticos y yo porque se me pusieron de corbata, viendo el tráfico salvaje y al pornógrafo pisando los pedales del coche con sus sandalias resbaladizas, empapadas del sudor que destilaban sus inevitables calcetines de monte.

-Aquí no voy a parar porque el otro día le pegaron un tiro a uno en la cara para robarle un diente de oro –fue lo único que dijo él durante todo el trayecto, mientras atravesaba, sin detenerse, un cruce y dejaba tras de sí una estela de faros y guardabarros que saltaban por los aires.

-Le sonrió a un atracador que iba disfrazado de payaso y ¡pum! –terminó la historia ella, amartillando sus dedos como si fueran un revólver.

Y luego  los dos al unísono:

-¡Bienvenido a México DF, pendejo!

Nada más.

A pesar de todo, la parquedad de los germanos era algo que me gustaba, iban al grano, y de hecho, en el hotel –de estilo colonial, con un bonito patio interior- tenían preparada una sorpresa para mí.

Al abrir la puerta de la habitación me recibió un olor a alcohol, coño sudado y flores recién cortadas, y una música, un max-mix de mariachi, reggae y cumbia que trepaba como una enredadera desde una ventana abierta, mezclada con un  barullo lejano de vendedores ambulantes -¡chicharrones, elotes!-, televisores encendidos y la respiración sofocante y babosa de los aparatos de aire acondicionado, pegados a la pared exterior del hotel. Por el suelo de la habitación, vi desparramados pétalos de rosa, litografías de Diego Rivera y otros muralistas, y un sendero de ropa (unas sandalias, una falda con volantes, una braga arrugada y minúscula y levemente sucia de flujo, como otro pétalo más… ) que conducía hasta una cama con las sábanas revueltas, sobre la que me esperaba tumbada  y desnuda, la hija de los alemanes.

-Hola, Lola- le saludé. –Estás muy guapa - dije, señalando las dos trenzas, gruesas y doradas, con las que se había peinado.

Pero mentí. La encontré  muy desmejorada. Supongo que tenía mucho que ver la botella de tequila que reposaba entre sus muslos y que parecía haberse pimplado casi entera, a juzgar por la sonrisa pánfila que se le dibujó al verme y la voz pastosa con que pronunció mi nombre –‘Dick’, dijo primero, como si tuviera hipo, y luego ‘Grande’, eructando el apellido-,  pero observé además que sus piernas, aquellas columnas de carne como mármol rosado, se habían resquebrajado, que las cruzaban varias cicatrices rojas, de heridas recientes, apenas cerradas, y que sus ojos eran dos animales agazapados tras unas cejas asilvestradas, o mejor una sola ceja, como una espiga de trigo que cruzaba su frente.

-Ya está aquí el cuate de la brocha de oro- añadió Lola, y de su garganta brotó como un pájaro herido y desorientado una carcajada, que me golpeó en la frente con una de sus alas rotas. 

Fue apenas un momento:  Lola se levantó tambaleándose de la cama, intentó abrazarme y me arrastró consigo en la caída.  Algo desconcertado, intenté zafarme, braceé en el aire,  pero cuando volví a abrir los ojos, estaba tumbado en el colchón y el pornógrafo me apuntaba con su cámara de vídeo.

No, desde luego en aquella familia no perdían el tiempo, en cuanto a mí quizás me hubiera gustado ducharme antes, ir al baño (tenía el estómago algo revuelto), pero por otra parte pensé que llevaba ya demasiado tiempo parado, durmiendo en la estación y que había que subirse al tren, al primer tren que pasara, cuanto antes. Aunque la maquinista estuviera ciega. Aunque yo fuera un polizonte –o precisamente por ello-.

Además, había caído en una buena postura, con mi cabeza entre las dos nalgas de Lola –que quedó boca abajo, con su cara a solo unos centímetros de mi entrepierna- y me sentí afortunado de volver a ver aquel culo colosal, como una plaza de toros, con su piel de arena cálida y dorada, sobre la que a que uno no le importaría morir desangrado, o apuntillado por la bufa que Lola dejó escapar, un pedo traicionero de señorita, como si pretendiera apagar con él una tarta de cumpleaños, pero que olía a pólvora y aguardiente, un cuesco travieso y borrachín que Lola celebró, riendo de nuevo a carcajadas, y dejando que estas revolotearan en mi regazo, aquellas carcajadas como una lluvia de pájaros moribundos que cayeron finalmente dentro de mi bragueta, en donde sentí que los dedos temblorosos y torpes de Lola trataban de rematarlos, y cómo era mi propio animal quien finalmente lo hacía, emergiendo como un halcón majestuoso, ¡ohhhh, bravo! escuché a mis espaldas a la teutona, sí, mi polla era un diamante luminoso, una locomotora de vapor, un toro embistiendo el burladero, y yo… yo volvía a ser de nuevo Dick Grande, eso era lo que me decía, mientras Lola me masturbaba con la mano tonta, y espolvoreaba sal en mi glande, destripaba sobre él un limón, sí, el puto Dick Grande, me repetía, y Lola levantaba su botella de tequila, y bebía a morro de ella, y yo veía que el licor atravesaba su garganta de arriba abajo como una cuchillada, y cómo finalmente ella se inclinaba para curar la herida chupando la sal y el limón y el chorro de esperma que brotaba de mi interior, y que se extendía sobre su cara, quebrando en dos la espiga de su entrecejo, y sobre sus piernas, reduciendo las cicatrices que las cubrían a un borrón de tinta roja, y sobre sus párpados, sellándolos para que Lola durmiera, al fin, la mona…

Después, yo rendido, satisfecho, también caí a su lado, sobre el colchón, pero antes de quedarme dormido, sentí una bola de fuego que brotaba de mi estómago, me atravesaba el pecho y finalmente salía de mí como un relámpago -con su correspondiente trueno que hacía temblar las paredes- y durante unos segundos envolvía en una llamarada la habitación y dejaba flotando en el aire, como un espíritu que se resignaba a desvanecerse, un olor intenso, inconfundible, a chorizo de Pamplona.

domingo, 10 de mayo de 2009

LAS DIMENSIONES DEL PROBLEMA


-… y ahora dice que se va a México, yo ya no sé qué hacer con este hijo mío, está claro que le han comido el seso, los de la secta esa, todo el día encerrado, viendo películas cochinas, está irreconocible, fíjate que ya ni oye la música esa de ruido y rocanrol, solo esas películas, de pelanduscas, que yo ya ni entro ni salgo a su cuarto, le dejo la comida y la ropa limpia en la puerta y santaspascuas, no vaya a ser que vea algo que no quiero ver, como el otro día, menudo, susto, y mira que le he cambiado el pañal veces cuando era niño…

Mi madre me ponía la cabeza como un bombo, todo el día hablando con sus amigas por teléfono, bien pegada a la puerta de mi habitación, eso sí, para que yo le oyera y supiera que “cualquier día llamo al médico ese de los nervios que me han recomendado una de la parroquia”…

Sí, tenía que largarme cuanto antes de Pamplona, antes de que ella apareciera en casa con un psiquiatra-exorcista de la Clínica Universitaria, o lo que era peor –y más probable- con sus compañeras de las partidas de chinchón o de la catequesis, aquellas cotillas a las que había hecho partícipes de las dimensiones de mi problema. Por suerte, yo ya tenía mi billete de avión para México, y ahora no había marcha atrás, me daba lo mismo que mi decisión la hubiera tomado agarrándome a un clavo ardiendo.

Después del concierto de fiestas de la Txantrea, volví, en efecto, a reducir el mundo al tamaño de mi habitación, decidí que solo saldría de allí para largarme a otra ciudad, otro país, otro planeta y hacer lo que mejor sabía hacer, lo que me decían las cintas de vídeo en las que, en una especie de viaja astral, me veía como si fuera otra persona,  yo mismo me sorprendía del entusiasmo con el que chingaba, cada escena parecía un regalo inesperado, una vida extra antes del game over, y mi polla más grande y más dura, no aquello no era un problema, era una solución, la llave para escapar, yo había nacido para eso, tenía un don y no podía desaprovecharlo, tenía que volver a hacer películas, no debía despistarme, lo del grupo de porno-rock había sido un error, un fracaso, con él no había futuro, por mucho que fuéramos un grupo punk y dijera lo que dijera Mamen, “pero sí ha estamos hasta en la sopa”, y era verdad, pero también que nos habían puesto a caldo en todos los periódicos, proetarras, nos llamaban en el Diario de Navarra, y en el Bat, bi, hiru, de Egin escribieron que nuestro espectáculo era falócrata y casposo, "una españolada "….

Demasiados enemigos -como en la canción de Eskorbuto- y solo dos cejas para que, en los conciertos, me las abrieran arrojándome mecheros con el logo de HB o con monedas con la cara de Franco.

-Tú haz lo que quieras, por mí puedes seguir con el grupo, pero la polla la tendrá que poner otro- le dije a Mamen, y le deseé suerte, me dio pena no haber podido penetrar en su interior, como un pequeño espeleólogo, descubrir qué escondía en las simas de su corazón, yo no sabía ahora-ahora que ella se empeñaba en seguir adelante contra viento y marea con el grupo- si era una auténtica revolucionaria, una francotiradora en su lucha contra el sistema, un soldado abandonado en una isla del Pacífico que no se había enterado de que aquella guerra había terminado hacía ya mucho tiempo, o si Mamen solo buscaba la fama, a cualquier precio, por la vía rápida del escándalo; en cualquier caso era valiente, y testaruda, casi tanto como yo, quién sabe, quizás algún día volviéramos a cruzar nuestros caminos y entonces podría metérsela hasta el fondo.

Pero ahora, la decisión estaba tomada, volvería al porno puro y duro, solo faltaba que el teléfono volviera a sonar.

-No hay que despistarse, a veces si uno no se sube al tren en el momento preciso, se tiene que quedar a dormir en la estación para siempre- me decía Bardamu, al que llamé para que hiciera saber que yo estaba otra vez en el negocio.

-Ya, Bardamu, pero yo tengo un billete preferente, de primera clase, un diamante tallado entre las piernas, ¿recuerdas?- le decía.

(Y no me extrañaba que oyendo esos diálogos mi madre pensara que me había hecho de una secta).

-Está bien, veré si puedo hacer algo, pero la cosa está muy jodida - contestaba Bardamu, y su voz ya no me sonaba como la de un padre adoptivo, sino como la de un pariente muy lejano, para el que me había convertido en una carga.

Pasé, pues, dos o tres semanas muy malas, todo el mundo parecía haberse olvidado de mí, y eso que yo volvía a estar dispuesto a cualquier cosa, me iría a Ibiza o Lanzarote con aquellos directores holandeses o daneses de medio pelo, no diría nada cuando el hotel de cinco estrellas del que me habían hablado al leerme el contrato se convirtiera en un apartamento al que no llegaba la presión de la ducha, ni cuando descubriera que en realidad no había contrato, “esto es porno amateur, amigo”, cualquier cosa antes de que mi madre volviera a entrar en mi habitación y me pillara pelándomela, como a un adolescente de catorce años.

Pero el teléfono no sonaba, o solo llamaban las petardas de las amigas de mi madre, “ay, sí, chica, qué pena de hijo”, yo estaba desesperado, y además Bardamu ya ni siquiera me mandaba cheques, me veía otra vez barriendo, chupando frío, convertido en parte del mobiliario de esta ciudad sin primavera y sin milagros, cuando, de repente, el teléfono volvió a sonar, como una campana triunfal que convirtió mi picha en el badajo que la golpeaba, repicando de nuevo a la vida. Y eso que al principio, la voz, las dos voces que escuché al otro lado del hilo, me dejaron muerto.

-¿Dick? ¿Dick Grande?

Eran los pornógrafos alemanes. Sentí ganas de colgar, o de mandarlos a la mierda y colgar, pero no sé muy bien por qué razón–o tal vez sí- dejé que hablaran, que se excusaran, que se pusieran en evidencia, quería mirarlos desde arriba, verlos patalear, como insectos volteados, moviendo desesperados sus patitas, a los que podía aplastar con un simple movimiento, sin apenas esforzarme, solo colgando el teléfono, me sentía muy superior a ellos, pero de repente aquellos bichitos dieron un brusco giro y me tuvieron a su merced, pronunciando una sola palabra que se me clavó como un aguijón venenoso, México DF, dijeron, iban a rodar una película en México DF, había oído bien, y querían que yo fuera el protagonista, “hemos seguido tu carrera con Bardamu, nos alegra que estés todavía en el underground, son películas muy interesantes, arte, nosotros también continuamos por ese camino, y ahora vamos a rodar una biopic sobre Diego Rivera, aquí en México DF”, México DF, eso era lo único que yo escuchaba, ellos seguían con sus explicaciones, “un gran fresco porno, como uno de sus murales, los aztecas, la conquista, la revolución…”, pero yo no les hacía caso, ni me preguntaba en qué me parecía yo, que era un tirillas, al gran –en todos sus sentidos- Diego Rivera, daba lo mismo, en realidad ya sabía que aceptaría su oferta, habían dicho México DF, y cada vez que oía el nombre de esa ciudad, me devolvía el eco de otro nombre, Janis, Janis, mi negrita, Mexico DF, Janis estaba allá, su amiga la muda, lo había dicho: Janis, al menos,  le escribió desde alla, desde Mexico DF, oh, Janis, mi Janis, esa era la razón por la que había dejado hablar a los pornógrafos, la razón de mi vida, su motor, mi alimento, Janis, Janis…

-...Janis- pronuncié su nombre en voz alta.

-¿Perdón?

-Janis, ¿aparecerá también en la película?

-¿Janis?

-Si, Janis, Janis, la de Mcpolla, en La Habana…

-Oh, claro, Janis, sí, por supuesto…

Así que era cierto, ella estaba en México DF, todavía continuaba allá, yo solo tenía que decir sí, y por fin podría volver a verla, los pornógrafos alemanes me enviarían un billete de avión y estaría otra vez a su lado.

-Sí, sí, claro-acepté, y comprendí entonces todo aquello que me había sucedido durante los últimos meses, por qué me habían echado de Manila con una patada en el culo, por qué me habían partido la ceja en el concierto de fiestas de la Txantrea, por qué las amigas de mi madre me habían desgarrado las tripas -y yo me había cagado en ellas mil veces- cada vez que llamaban por teléfono… todo aquel dolor era necesario, era el camino que me conducía hasta Janis, sin él nunca la habría vuelto a encontrar, sí, aquella era la única salida, adiós, Pamplona, agur, agur t’erdi, y... ¡que viva México, cabrones!

martes, 5 de mayo de 2009

Breve auge y caída del porno-rock radikal vasco



En nuestro debut, en el concierto de la Txantrea, no pudimos estar mejor acompañados, tratándose de un grupo de porno-rock, pues nos pusieron de teloneros de La Polla Records y de Cicatriz en la Matriz. Supongo que más por ellos que por nosotros, cuando empezamos a tocar las txoznas estaban abarrotadas, yo miraba entre bambalinas –a través de una enorme ikurriña con el anagrama de las Gestoras Pro-Amnistía, que tapaba, a modo de telón, el escenario- y veía una jungla de cuero y tachuelas, con katxis de cerveza que la sobrevolaban y señales de un humo espeso y con un olor que alimentaba elevándose hacia el cielo y llamando a la revolución o a un pedo colectivo, no lo sabía muy bien.

Desde esa perspectiva daba un poco de acojone, pero nosotros también teníamos un as en la manga, y arrancamos nuestra actuación con “Quiero matar a polvos a un concejal de UPN”, la polémica canción de Las Perras en Celo. En ella yo salía vestido, de cintura para arriba, con el traje de roncalés de la corporación municipal, con su chistera y todo, y,  de cintura para abajo únicamente con una bandera de Navarra en plan pareo, cuyo escudo golpeaba con mi maza, como si fuera el mismísimo Sancho el Fuerte rompiendo las cadenas en la batalla de las Navas de Tolosa.

Mamen, de vez en cuando se acercaba a mí, ponía el culo en pompa y sacaba lustre al cuero de sus pantalones perfectamente ajustados, frotándose contra la bandera, tal y como habíamos ensayado en la bajera, pero ahora además, y eso no entraba en el guión, de vez en cuando agarraba mi cachiporra y la apretaba con fuerza, e incluso en una ocasión hasta se agachó y le pegó un pequeño mordisco, como una auténtica perra en celo.

La cosa prometía.

Cuando acabamos el tema apenas hubo algunos aplausos, se escuchó algún silbido a lo lejos, y después se impuso un murmullo de risas nerviosas y cuchicheos. El público estaba desconcertado, eso era bueno, pero por desgracia rápidamente un grupo de enterados interpretó nuestro mensaje de una manera algo retorcida y empezó a corear goras a ETA.

- En ETA no se folla- les corté yo, acercándome al micrófono.

Hubo algunas risas tímidas, primero, después un silencio tenso, pero después ellos volvieron a la carga:

-¡Gora… ETA… mi-li-ta-rra!

Así que arrancamos con el segundo tema, Paradise by the Dashboard Light. Yo entré algo desafinado y a destiempo, porque tuve que esquivar un par de vasos de vino peleón, rojo como la sangre, que me arrojaron desde abajo, pero en cuanto Mamen comenzó a cantar me tranquilicé, su voz sonaba más turbadora y sucia que nunca, y además esa noche estaba como un tren, la muy guarra se había comprado ropa, esos pantalones que le sentaban tan bien, una camiseta de The Who ajustada, que marcaba sus pechos como dos naves nodrizas del rocanrol, la cara maquillada con pinturas de guerra…

No pude evitarlo: cuando llegó la parte instrumental me fui hacia ella hecho un toro, y Mamen, por su parte, entró a matar con su lengua como una espada. Comprendí entonces que se había estado reservando para ese momento, que ya no me haría esperar más. El paraíso se podía ver a la luz de aquel salpicadero gigante que era el escenario –sobre el que por cierto, continuaban cayendo vasos, más katxis…-.

Iñigo Larrainzar recibe la pelota en la banda, la toca, una dos, tres veces, rompe la cintura de su defensor...- escuché el speak de uno de los cachorritos pajilleros a mis espaldas, mientras Mamen me besaba con furia, con hambre, clavaba sus uñas en mi espalda, rasgaba la bandera, empuñaba desafiante el mástil- …la cuelga hacia el área, ahí está el Cuco Ziganda, como me gusta, ah, cómo me gusta, puede llegar el gol, por fin puede llegar el gol, chuta y… 

Y nada, de repente, sentí un impacto, justo en la misma ceja que me había abierto uno de aquellos putos mozorros, en el bar Toki Leza.

Caí redondo al suelo, boca a arriba, y desde esa posición, fue solo un instante, pero pude ver un cielo cubierto de litronas, piedras, cartones de vino, como si un ejército de arqueros hubiera disparado al mismo tiempo hacia el escenario. ¿Por qué?, me dio tiempo a preguntarme, y pensé en que aquello tenía que ver con el hecho de que yo me acaba de convertir en un traidor a la patria vasca, sí, pero sobre todo con la misma razón por la que durante los sanfermines los mozopeñas irrumpían en las fiestas de los clubs deportivos privados, se subían al escenario y, tras llevárselos por la fuerza, tiraban a la piscina a Los Pecos o a cualquier otro guaperas  por el que sus novias los hubiera abandonado esa noche –el resto de las noches, les daba lo mismo-; no, eso no estaba bien, exponer a la vista de todos sentimientos como el amor, el afecto, acariciarse, o acariciar una guitarra, era algo impúdico, incómodo, eso tenía que guardárselo uno para sí mismo, rumiarlo, como mucho vomitarlo convertido en otra cosa, en furia, en fe, en fuerza bruta, en fuego, todas con efe, como follar, ah, follar no, que estamos en Pamplona, en la vieja Iruña, aquí ni se folla ni se perdona a los demás que follen, o sea, que yo me merecía que aquella botella de pacharán Zoco que se dirigía directamente a mi cara reventara esta, me desfigurara, me dejara marcado por los restos, para que la tribu supiera que había renegado de ella.

Todo eso era lo que estaba pensando, tirado, inmóvil, durante aquellos dos o tres segundos, después, por suerte, reaccioné a tiempo, rodé sobre mí mismo por aquel tablado albardado de lapos y tintorro, hasta esconderme detrás de la gran ikurriña y conseguí que esta me amnistiara de las flechas.

Una vez allí vi que Mamen y sus cachorrillos pajilleros ya habían conseguido refugiarse tras el telón y se habían ido directos a por una tipa de la comisión de fiestas, que reconocí enseguida, era mi compañera de los tiempos en que era barrendero, “joder, pero si es que es normal, esto es un espectáculo bochornoso, sexista, antirrevolucionario”, la oí disculpar a los cafres que nos intentaban lapidar, estaba claro que no tenía muchas intenciones de dar la cara por nosotros, pero pensé que a mí me debía un favor, aquel cargamento de bragas de segundo coño que me había encomendado para llevar a Cuba, así que me fui hacia ella, “vamos a seguir tocando, me importa tres cojones la independencia de Euskal Herria o si tú caparías a todos los hombres del mundo”, le iba a soltar, pero justo en ese momento se escucharon dos o tres estallidos huecos, y casi inmediatamente, gritos, carreras, contenedores volcados…

-Joder, los que faltaban, los txakurras- dijo mi excompañera, y salió por patas…

Nosotros nos quedamos por un momento paralizados, aterrados, ¿qué se suponía que debíamos de hacer ahora, echar a correr también y abandonar nuestro equipo, las guitarras, la batería, la chistera que yo había perdido haciendo la croqueta sobre el escenario? ¿A por quién iban los antidisturbios, a por nosotros o a por los jarraitus?… Todas las dudas se disiparon en cuanto vimos la primera furgoneta de policía, de la que bajaron en plan hombres de Harrelson una docena de agentes, uno sabía perfectamente cómo tenía que reaccionar en ese momento, era puro instinto de supervivencia, solo había una respuesta: echar a correr. Las pelotas de goma, los botes de humo, no hacían preguntas, no tenían ojos, eran casi como los jueces y los periodistas, si uno de aquellos maderos te cogía primero te iba a inflar a hostias y después, si te metía al furgón, no te ibas a convertir en una víctima de la violencia policial, o en uno que pasaba por ahí, no, ibas a ser para todo tu vida un terrorista, un violento, uno de los de siempre…

Así que, sálvese quién pueda, yo bajé por la parte de atrás del escenario y zingué por un trigal que allá había, no era el único que había tenido esa idea, vi a gente tirada cuerpo a tierra, algunos de ellos con las cabezas abiertas, o los brazos rotos, grupos de dos o tres encapuchados que aparecían de repente con un cocktail molotov y lo arrojaban, trazando una estela de fuego en el cielo, sirenas azules de furgones de policía que se internaban en el campo… Aquello parecía una de aquella películas de Vietnam y de hecho, al cabo de unos minutos, se oyó a lo lejos el flip-flip de unas hélices y apareció un helicóptero, proyectando una gran haz de luz.

Estuve intentando salir de aquel infierno dos o tres horas, a veces tenía que esconderme del reflector, tumbado contra el suelo, y otras de los grupos de más de dos o tres gudaris de barrio que veía deambulando por el trigal, pues tenía miedo de que me reconocieran y me aplicaran una purga cultural –por llamarla de algún modo- .

Por fin, a través de campos y huertas, conseguí salir hasta una carretera y llegar a mi portal, con carreritas cortas, escondiéndome detrás de árboles, contenedores, incluso dentro de ellos, una vez que vi venir a lo lejos un coche Z…

Al entrar en casa, mi madre, por suerte, no se despertó. Agotado, entré a mi habitación me tumbé en la cama y rompí a llorar como un niño. Me pregunté qué habría pensado ella si me si me llega a ver con aquellas pintas, vestido con el traje de roncalés y la bandera de Navarra enrollada en la cintura, la cara cubierta de una costra de sangre seca y el pelo salpicado de mondas de patata… Sentí primero lástima y vergüenza de mí mismo, y después rabia, odio… Aborrecía aquella ciudad, a sus mozorros ultras disfrazados de profesores de ética, a sus revolucionarios de picha fláccida, pura carcundia agujereada con aros y lauburus como polillas en las orejas, detestaba Pamplona, aquella pequeña cárcel, húmeda, gris, fría, de la que era imposible salir: cuando uno estaba lejos de ella no podía dejar de sentirse un fugitivo, sabía que algún día tendría que volver, que alguien, algo le atraparía, le haría volver, la familia, o los garrotes de chocolate, los chandríos de Pastas Beatriz, y cuando volvía se daba cuenta de que regresar era irse - eso no era mío, lo había leído en un libro de Maria Luisa Elío, una pamplonesa a quien García Márquez le dedicó Cien años de soledad, pero aquí nadie lo sabía, como nadie sabía quién era Dick Grande, y si llegaran a saberlo algún día se avergonzarían de mí, me fusilarían con katxis rebosantes de kalimotxo como sangre espesa , con titulares como sentencias del Diario de Navarra, con balas de plata ungidas en agua bendita o con 9 milímetros parabellum-, así que yo también tenía que irme, La Gran Perra en Celo, Dick Grande y sus cachorrillos pajilleros eran ya historia, humo, nada, y yo tenía que escapar, intentarlo otra vez, no podía hacer otra cosa, era mi naturaleza, y es que, le pesara a quien le pesara, a mí todavía se me seguía poniendo dura.

domingo, 3 de mayo de 2009

sábado, 2 de mayo de 2009

CACHO CARNE



viernes, 1 de mayo de 2009

¡DOLOROSA LEPROSA!



sábado, 18 de abril de 2009

CARDENAL PECADO




viernes, 17 de abril de 2009

domingo, 12 de abril de 2009

LAS SUPERPUTAS




LA MINI JANIS





sábado, 11 de abril de 2009

100.000 salidos


Tú uno de ellos. Ayer, Viernes Santo, fecha de recogimiento y abstinencia, este blog alcanzó la cifra de 100.000 visitantes, la mayoría de ellos más tirando a pajilleros que lectores de novelas (incluso de novelas para leer con una sola mano). Gracias a todos, y... a por los 200.000.

jueves, 9 de abril de 2009

GUARRILLERA

jueves, 2 de abril de 2009

LA BANDA DEL ABUELO ES LA POLLA

Estos forajidos nos envían un video alegando que son amigos de Patxi Irurzun, y que su banda, LA BANDA DEL ABUELO es la polla.Fijaos hasta qué punto me han gustado que a pesar de quién vienen recomendados, lo colgamos aquí. Rocanrol salvaje y letra piel roja de Sor Kampana. Jau-Yepa!

Sor Kanpana soltando lastre

miércoles, 25 de marzo de 2009

ULTRAJE

domingo, 1 de marzo de 2009

EL PETIT BAYONNE




François Elisalde, nuestro productor, resultó ser un pieza. Llevaba ya diez años pululando por Manila, a donde había llegado desde su Bayona natal para jugar como cestapuntista en el Jai-alai, el famoso y bullicioso frontón de la capital filipina.

-La verdad es que como pelotari yo era un manta- reconocía, y de hecho ni siquiera había llegado nunca a debutar como profesional en el País Vasco, de donde había salido por patas, tras atracar varios bancos como miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas. La pelota era solo una afición, una vía de escape, nunca mejor dicho, y en cuanto alguien le ofreció un contrato, aunque fuera (o precisamente por ello) en el culo del mundo, no dudó en aceptarlo. Manila, además, le sedujo pronto, allá a los extranjeros los trataban como a dioses, sobre todo si, como él, aparecían en la tele. El Jai-alai era uno de las pasiones nacionales -o mejor dicho, las apuestas que los partidos movían- y los pelotaris vivían a cuerpo de rey, eran auténticas estrellas a las que siempre había alguien dispuesto a pagarles los cubatas o presentarle a una chica guapa y algo potorrobobo.

-Si querías te podías pasar por la piedra a dos o tres chiquitas cada noche- recordaba Elisalde.

Y como él solía querer casi siempre pronto se convirtió en un voraz animal nocturno que se alimentaba de ron Bustamante y la carne tierna de muchachitas sonrientes. Por las mañanas sus digestiones, eso sí, eran de lo más pesadas y cada vez le fue costando más moverse en el frontón. Apenas permaneció un año en el cuadro de pelotaris, pero fue suficiente para aprender cómo funcionaba el negocio de las apuestas (es decir, cómo se amañaban), hacer dinero y abrir con él un asador en el centro de Malate, el barrio de alterne de Manila, al que llamó Petit Bayonne, y que se convirtió en el refugio de los pelotaris vascos, que iban allá a comer chuletón, beber pacharán y cantar canciones tristes. Después, como en un movimiento reflejo, llegó la gente del Instituto Cervantes, de quienes los primeros recelaban y estaban convencidos de que eran espías del CESID; más tarde el resto de la colonia de expatriados, cooperantes, marines de las bases norteamericanas, corresponsales de agencias de noticias alcoholizados y aburridos (para que una noticia sobre Filipinas interesara el número de muertos debía sobrepasar el centenar)…; y, finalmente, los filipinos, la creme de la creme, algunos de ellos blancos, rentistas, herederos de indianos españoles o norteamericanos, y otros pinoys de pura cepa, hacendados, empresarios de aquellos que cogían el dinero y corrían, de los que hacían negocio levantando rascacielos que se quedaban a medio construir; y también los políticos corruptos que les daban las licencias, y generales golpistas, nostálgicos de Marcos… y putas, muchas putas de lujo, algunas de las cuales entraban al Petit Bayonne colgadas del brazo de ministros, mientras que otras las tenía en nómina el propio Elisalde (del mismo modo que pagaba a una vendedora de rosas de doce años, a la que vestía de pordiosera, evitando de ese modo que entraran al local otros como ella, o a un grupo de músicos de la isla de Mindanao ataviados de tunos que cantaban bilbainadas con acento chabacano).

En el Petit Bayonne convivía toda aquella fauna, junta pero no revuelta, allá se apañaban pufos inmobiliarios, se conspiraba militarmente, se daban sablazos para poner en marcha revoluciones, se cerraban apuestas y se abrían, casi de casualidad, negocios tan turbios como lucrativos.

El de las películas porno fue uno de ellos. Elisalde comenzó con él por pura afición, o por puro aburrimiento, no se sabía muy bien. Su apetito sexual murió de éxito y, cansado de tantas noches locas con él de protagonista, empezó a mirar aquel manicomio desde fuera. Era la única manera que tenía ya de excitarse: pedía a las chicas que se llevaba a su apartamento que bailaran desnudas y borrachas mientras él las filmaba, “tócate con la cesta”, les ordenaba, por ejemplo, descolgando de la pared su guante de pelotari, y ellas se lo encajaban en el brazo, y lo introducían entre las piernas, amoldaban el gancho a la curva de sus nalgas, o sujetaban con ellas las pelotas de sus novios, era increíble, delante de la cámara y del hombre blanco con un fajo de billetes, aquellas parejas se desinhibían por completo, se daban azotes en las nalgas con una biblia, o accedían a que un travesti diera por culo a la chica mientras el chico se daba un atracón de silicona.

Al principio, aquello de las películas se trataba de una diversión privada, pero en algún momento de debilidad, o quizás en el que Elisalde quiso compartir sus fantasías, mostró una de ellas a un cliente, que a su vez se la enseñó a otro, y este a otro, total, que los vídeos empezaron a rular en copias clandestinas y que a través de carambolas y rutas enrevesadas llegaron a gente en Copenaghe o Los Angeles, gente que cogía un avión, se plantaba en el Petit Bayonne y ponía sobre la mesa un sobre con unos cuantos de los grandes, todo ello mientras Elisalde les invitaba a una paella y una de aquellas putas con pedigrí les comía la polla por debajo del mantel.

Sí, François Elisalde era un tipo listo, y no dejó pasar aquella oportunidad, pronto se convirtió en un pequeño magnate del porno amateur, empezó él mismo a producir sus películas, y a contratar directores, actores…

Bardamu y yo éramos unos más de su factoría, pero él nos tenía una simpatía especial, a mí porque era vasco y con querencias noctámbulas, y a Bardamu porque reconocía en él a un viejo camarada de lucha política.

-Pero François, ¿cómo has podido acabar así? Has pasado de poner bombas a alimentar la parte más podrida del sistema –solía reprocharle Bardamu, medio en serio medio en broma, señalando a todos los peces gordos que frecuentaban su restaurante.

Elisalde entonces sonreía, como si no fuera con él la cosa, o contestaba con frases grandilocuentes y evasivas:

-Nadie lucha contra el sistema o por una causa, todo el mundo en realidad lucha contra sí mismo, y yo ahora estoy en paz- decía.

Y yo no sé si entendía muy bien lo qué François quería decir, lo único que sabía era que así, en paz, fue como comencé a sentirme apenas transcurrieron unos días en Manila y rodamos Guarrillera, la primera de mis más de cien películas filipinas. Yo también era un pieza, pero aquella ciudad era el puzle en el que por fin todo encajaba: lo que quería ser–una estrella del porno- y lo que era. Allá, en definitiva, me sentía tranquilo conmigo mismo y con la picha permanentemente tiesa, que en mi caso venía a ser lo mismo.

jueves, 12 de febrero de 2009

REMORDIMIENTOS

domingo, 8 de febrero de 2009

viernes, 6 de febrero de 2009

XL




Me dan ganas de tirar la toalla. Al final resulta que el pesudoescritor contra el que se abrió este blog, va camino de convertirse en un fenómeno. Pues no ha aparecido en XL semanal, el suplemento de periódicos y semanario de mayor tirada en España una reseña de Ajuste de cuentos. No, si al final lo vamos a encumbrar. Ahí va:

Litera(dura): Ajuste de cuentos de Patxi Irurzun. Déjense llevar por los puñetazos de estos feroces relatos. Sin concesiones ni golpes bajos. Eclipsados.

sábado, 31 de enero de 2009

La aeronave de los locos

sábado, 10 de enero de 2009

LA POLLA DE BACO



Ya es que me hacen ilusión las reseñas que le hacen a Patxi y su puto libro, las siento como parte de mí mismo, será verdad eso de que del amor al odio va un paso. Pues nada, en el blog El laberinto de Noe, Esteban Gutiérrez (alias Baco; la foto es en su honor: una pequeña bacanal) escriben lo siguiente:

Patxi Irurzun (Iruña, 1969) fue el primer cuentista del mes en este Laberinto y, lo que es más, fue el primer post de este blog dedicado al cuento. ¿Por qué? Porque leí uno de los cuentos de este libro y me quedé de piedra; porque luego buceé en Internet y descubrí una serie de cuentos que me mostraban a un hombre sensible, cachondo, irónico (inteligente, pues) y comprometido (socialmente, ¿o debería decir antisocialmente?), un cuarto de cada, que conforman un narrador singular.
Como dice nuestro común amigo David González en el prólogo, en este libro de cuentos tienen cabida desde tiernas historias de amor (achispadas con esa gota de esencia del autor) hasta realismo sucio del más abismal; tiene cuentos inmersos en la corriente del realismo mágico del boom latinoamericano y cuentos de pura denuncia social (crítica irónica).
Es curioso lo que podemos saber de un autor al leer sus narraciones porque, aunque él diga no ser autobiográficos, muchos de estos cuentos destilan humores (generalmente etílicos) de su infancia y juventud.
No busque el lector una unidad temática en este libro de cuentos, no la hay. El lector debe prepararse para saltar de un relato con crítica social a otro colmado de ironía y desde éste a uno que versa sobre la infancia y acabar en uno completamente subversivo. Eso si no se dan los cuatro elementos a la vez (como, por ejemplo, en “Retrato de familia” o en “La ciudad del futuro”).
Me gustan especialmente varios relatos (no loas enumero todos): “El pan nuestro de cada día”, “Anticuento de navidad número un millón”, “La leyenda del perro errante”, “B.S.O.”, “Buzón de voz”, “Ángeles en el infierno”, “Melancolía otoñal” o, el antes mencionado, “Retrato de familia”. Cada uno tiene algo de lo que busco en un buen cuento, un alma propia que comulga cuando lo leo con la mía.
La polla más grande del mundo (y otros 69 cuentos) es un libro recomendable, divertido, desengrasante; que muestra a un narrador muy inteligente, que domina recursos propios del cuento, que encuentra el tono apropiado que atribuir al narrador en cada relato, y que no duda en poner la ironía y el cachondeo al servicio de la causa en iguales proporciones a las de la sensibilidad melancólica de los recuerdos en otros cuentos.
Antes de terminar de hablar de este libro debo desvelar una obsesión que puede que ni el mismo Patxi sepa que tiene. Se trata de la “Chica del tiempo”, esa maciza que enfocan siempre de muslos hacia arriba, con buenas peras y ceñido pantalón.A Patxi le pone. A quién no.






Esteban Gutiérrez Gómez, (BACØ), 2009

viernes, 9 de enero de 2009

Polla redentora

martes, 23 de diciembre de 2008

LACHA

martes, 16 de diciembre de 2008

Qué pesado eres, hijo.

Y otro libro más, como te coja una tribu esa del amazonas te hacen el holocausto caníbal, por devastador, y total para nada, para amontonar cajas en tu trastero. Has tenido suerte, Patxi, que me pillas navideño y voy a hacerte el favor de subir la publicidad de tu nuva mierda encuadernada, a ver si alguien se apiada de ti en estas fechas tan entrañables


Ajuste de cuentos es una recopilación de cuentos publicados y desperdigados en diferentes publicaciones entre 1991 y 2001: las míticas revistas El Europeo y El Canto de la Tripulación, periódicos como La Jornada (México) o populares fanzines como Monográfico o Vinalia Trippers

El libro se divide en cuatro grandes bloques: cuentos de amor (propio); cuentos de curriquis; cuentos punkis; y cuentos antimonárquicos.

Cada uno de ellos viene acompañados de un pequeño dibujo de Kalvellido, casi un exlibris, y hay un prólogo escrito por Kutxi Romero (Marea) y un epílogo de El Drogas (Barricada).

Entre medio, Patxi Irurzun en estado puro: 13 cuentos corrosivos, descacharrantes, tiernos, combativos...

Por 9 euros ¿qué mas se puede pedir?

"Si la literatura fuera un circo (en cierto modo lo es), estoy completamente seguro de que el Patxi sería el tragasables"

Kutxi Romero.

"Escribir es como meterse debajo de la mesa y ver los secretos de los demás mientras se ponen colorados de comer y beber y entreabren las piernas sin ningún pudor. Así, Patxi Irurzun se sumerge en la tristeza del perdedor, que no es tristeza por perder sino la soledad del que sabe que nunca tendrá respuestas a sus preguntas más vitales. Ni siquiera en el culo de una botella"

Enrique Villarreal, El Drogas.


Ajuste de cuentos. Patxi Irurzun. 2008
Editorial Eclipsados (Zaragoza)
163 páginas
9 euros
Comprar

sábado, 6 de diciembre de 2008

jueves, 4 de diciembre de 2008

Polla fuerte



Vaya, vaya, pues les ha dado fuerte a los spaguetti con el Patxi Irurzun este de los cojones, supongo que al susodicho leyendo este tipo de cosas se la pondrá más gorda que si Valeria Marini, aquí en la foto, le pusiera ese culo neumático en pompa, bueno, eso si se levanta (vale, quizás me corroe la envidia, tendré que escribir pronto un capítulo nuevo de mis memorias, antes de dos días lo tenéis ahí). Pero para que se vea que soy un caballero, ahí va lo que dicen en el Club de Lectura de Génova sobre Patxi y sus cuentos:

Patxi Irurzun ha pegado fuerte

¡Hola!

Sábado passado, como dicho, hemos leído unos cuentos de Patxi Irurzun y con mucho gusto tengo que testimoniar que han impresionado y provocado mismo los 19 participantes presentes, 10 mujeres y 9 hombres, sea por su estilo sea por los contenidos (las pajas por la tia Mertxe, por ejemplo).

Entonces, ¡todo el mundo puede ver como escogemos siempre autores interesantes para todos los paladares!

¡Hasta el sábado 13 cuando vamos tomar vino y algo más para celebrar el Natal a nuestra manera!

Roberto

http://blog.libero.it/GrupodeLectura/

jueves, 27 de noviembre de 2008

Pacci Irurzunni



Si no fuera por ellas, por Sofia, por Gina, por la Cucinotta, por esos pedazo de mujeres bambola que te convierten el forro de los cojones en mármol de Carranza, estos italianos no tienen perdón de Dios. ¿Pues no van ahora y, en un Club de lectura de Génova, organizan una sesión dedicada a los cuentos de Patxi Irurzun y su impresentable libro La polla más grande del mundo? Será que eso de lo de ser spagnolo (o vasco, no sé qué pensarán ellos -ni él-) da glamour, si no ¿de qué?
En fin, Patxi, a ver si tienes suerte y en Italia siguen traduciéndote y leyéndote, más que nada para que te lleven de aquí y nos dejes un rato tranquilos. Ala, a jugar a pala.

http://blog.libero.it/GrupodeLectura/

martes, 18 de noviembre de 2008

sábado, 1 de noviembre de 2008

París bien vale una picha

miércoles, 15 de octubre de 2008

SEXO PIRATA


Después de varias mensajes amenazantes de organizaciones ultracatólicas, misteriosos sindicatos de barrenderos y zombis chinos, La polla más grande del mundo vuelve a erguirse y continúa narrando las andanzas de Dick Grande, el legendario actor de cine porno (amateur) ahora dispuesto a buscar debajo de los adoquines de París la playa y sobre ella unas cuantas tías buenas en tangas con calaveras.

sábado, 9 de agosto de 2008

Pajas con alhajas



Jodido chino. Ni muerto me vas a dejar vivir en paz. Bueno, lo de la embajada tampoco me da mucho miedo, bastante tienen los chinos con las olimpiadas y la caña que le están dando por todos los lados, por lo general los mismos que después se llevan sus empresas a aquel país, porque les sale más barato, yo de economía y política no entiendo mucho, pero toda esto me parece muy raro. ¿Y desde cuando los chinos ponen esquelas?
Lo que de verdad me acojona es lo de las ultras esas, las feministas católicas, la liga antiporno, las pajilleras de Dios, como quiera que se llamen. Yo ya las tengo muy caladas, una de las cinco que se han puesto en huelga de hambre (por cierto, la lleváis clara si pensáis que yo voy a mover un dedo, si la palmáis me hacéis un favor a mí y al mundo libre, el de los que no reprimen a monjes tibetanos, ni encarcelan presos de conciencia, ni tiran japos al suelo...; y además lo de la huelga dehambre no se lo traga nadie, ahí arriba estais en la foto, tomándoos unas birras y unas olivas), pues lo que decía que una de ellas me apuesto mi bien más preciado, o sea mi polla, a que es Pura Arana la misma que escribió esta carta al director, que aparece en el libro de, casualidades de la vida, Patxi Irurzun, La polla más grande del mundo. Sin más, me despido con un clásico, muy bien traído para la ocasión: ¡a cascarla!


CARTAS AL DIRECTOR: PAJAS CON ALHAJAS


Estimados amigos: disculpen si a lo largo de esta carta no guardo las formas -comenzando por el título- pero ¡ESTOY INDIGNADA! Juan Pablo II lo profetizó: la televisión es el Anticristo. Y bodrios como el que nos ocupa, “Crónicas Saturninas”, foro abierto a todo tipo de pervertidos, se encargan de hacer el verbo carne.
La semana pasada este “programa” recibió la visita de varios monstruos a los que en lugar de un plató debería echárseles de comer en un zoológico:
-un autodenominado “supermán sexual”, donjuán de rebajas en realidad, al que una heroica en estos días doncella puso en su sitio —a qué extremos hemos llegado que una virgen es exhibida como una rareza—. Estableciendo una comparación acorde al “programa” -algo más sutil en realidad, llegar a sus extremos de grosería es imposible- cada una de las violentas embestidas de este sátiro fue repelida por un compacto, marmóreo himen, forjado con años y años de sufrida castidad.
-una oronda ama de casa que ha amasado su celulitis y sus nalgas derrumbadas a base de yogures engullidos en la entrepierna de su vicioso marido, amén de pagar el aburrimiento de su vida vacía, desalmada, con, supongo, infinitas gorroneas y herpes adquiridas en baños de estaciones, trenes y otros tan sórdidos como peregrinos lugares en los que se abandonó al fornicio.
-y por último, y ahí quería llegar, un Priapo apologista -”apolojeta”, diría yo- de las diversas y degeneradas variantes del pecado de Onán, esto es el onanismo, derramar en tierra, en una palabra, o sea, en dos, cascarse pajas, tal y como él lo calificó, y de ahí el estridente título con el que he encabezado esta carta.
"Pajas con alhajas" era su particular aportación a este supermercado de la aberración y la proeza consistía en travestir la mano pecadora con joyas, dejar crecer incluso las uñas y pintarlas -súmese, pues, además el descarrío de la inversión-...
Imagínense a este Leviatán de provincias depilando su manaza picoteada por la viruela, los callos del nefando y solitario vicio, cubriendo con esmalte de color sangre sus uñas salpicadas por la metralla de miles de disparos de esperma; imagínenlo rodeando con los cinco dedos su impúdicamente enhiesto falo, conteniendo con un apretón el pálpito de sus venas, henchidas por una demoniaca posesión, retirando delicadamente su repugnante prepucio y descubriendo un glande purpúreo, sacrílegamente semejante al manto de un cardenal; imaginen el receptáculo de su mano acariciando ese trozo de carne que algún día será pasto de gusanos, primero despacio, revolcándose en su propia inmundicia, convirtiéndolo después en un mondongo rosado, arriba y abajo, arriba y abajo, en el que sólo se distinguen los deslucidos destellos de la bisutería con que se ha adornado para la ocasión; imagínense por último apurando el cáliz hasta la hez, abombado su cuerpo por la depravación, acelerando sus repulsivos movimientos y finalmente exorcizando los mil demonios que se apoderan de su cuerpo en una convulsión tras la que brota un litro, espeso y nacarado, de semen desperdiciado: sangre de ángeles.
¿Son capaces? Yo, personalmente, no, no puedo imaginar tamaña abyección. Sin embargo, y retomando la profecía que hiciera su santidad y servidora mencionara al inicio de esta carta, que ya finalizo, la televisión es, efectivamente el Anticristo, sus tentáculos son legión, hábilmente disfrazados, y el objeto de esta carta no es otro que alertar a las mentes calenturientas.

Pura Arana (Asociación televidentes de Cristo Rey)

jueves, 7 de agosto de 2008

SEXO BASURA

martes, 5 de agosto de 2008

LAS CORRIDAS DE PAMPLONA




Puto chino de mierda, espero que no hayas cumplido tus amenazas y la polla heterosexual de Pepepe siga en su sitio, y no enchufada en la oreja que ya le cortaste, maldito extorsionador. Aquí va el relato que pedías como rescate. Solo te digo una cosa, trabajando contra presión rindo menos, así que si lo que tú buscas es meneártela mientras lees mis aventuras, déjame crear en libertad. ¡Libertad creativa!

viernes, 25 de julio de 2008

LO SIENTO CHINO, PERO ERES PICHICORTO




A mí no me gusta nada chulear, no soy como otros, como Patxi Irurzun (no olvidemos nunca que este blog se escribe para librar a la humanidad de la literatura infame de ese acomplejado que intenta demostrar que la tiene más larga que yo ), y si escribo aquí de vez en cuando mis andanzas en el mundo del porno es para que de vez en cuando os distraigáis haciéndoos una manolas. Pero lo cierto es que cada día recibo entre 200 y 300 visitas. Tampoco soy gilipollas, llevo ya mucho tiempo en este mundillo de las guarreridas, y sé que la mayoría entran en la página para mirar las fotos o tras teclear polla en el gogle, pero también hay unos cuantos a los que se les pone bien dura leer cómo enculo a la walikiria o mi negraza me chupa el nabo como si se estuviera comiendo un calipo. Algunos incluso dejan comentarios, como Kapuyito de alhelí, una perturbada de Fuengirola que está convencida de que se acostó conmigo una vez, será en otra vida, da igual, parece buena gente y a veces me manda a mi correo personal unos dibujos que si pones que los ha firmado Picasso cuela, como hay dios que cuela; yo la verdad es que a veces ni miro los comentarios, me limito a echar mis ñordas al blog y me da igual si otros se ponen a olisquearlas, allá ellos, pero un día, Pepepe , un amigo que tengo y que es de puta madre, me dijo que había un chino yonki de esta página, y yo me puse a mirar y en efecto, había dejado un huevo de comentarios, lo malo es que no se entendía nada, porque estaban escritos en mandarín y yo me lié a borrarlos, porque una cosa es que yo sea algo dejado con el blog y otra que me lo pongan hecho un asco... Hasta ahí todo normal, pero al cabo de unos días resulta que llaman al timbre, dindon, y apararece una flor de loto, un chino algo amanerado, con un clavel en la boca, joder cómo andan los chinos, ya no saben cómo ingeniarselas para que les dejes una propina, me digo, y me pongo a cerrar, no, el arroz tres delicias será para otro, pero el chino me mete el pie en la puerta, y cuando se lo pillo en vez de un ¡ay! de su boquita de piñón sale un ¡Dick Grande!, y empieza a hablar como si fuera de Cuenca, soy tu fan número uno, espero cada una de las entradas del blog como agua de mayo, me pongo berraco perdido, tenía muchas ganas de conocerte, no me preguntes cómo he te he encontrado, lo único que quiero es hablar un poco contigo, y que me digas algo, ¿tú crees que yo puedo ser una estrella del porno como tú? (bueno, como tú, no, no se si te has dado cuenta de que a mi me gustan los hombres, y lo que quiero triunfar en el cine gay, seguro que tú conoces a alguien que puede enchufármela, uy digo enchufarme) , me dice el chino, y ni corto ni perezoso se baja los pantalones y se queda en pelotas, hostia, pienso yo, pero si tiene tres huevos, pero rápidamente me doy cuenta de que también le falta la polla, ah, no, joder, es que eso del medio ¡es la polla!. Así que antes de que la cosa vaya a más, le digo, anda lárgate de aquí, Fumanchú, con esa picha no vas a ninguna parte, y él, no puedes hacerme esto, Dick, te amo, puede que yo esté loco, pero loco de amor por tí, y quiero que me ajustes los tornillos con tu blakandeker, aunque sea solo una vez, no ves lo que me has hecho, ¿no has leido mis mensajes?, los escribo así porque cada vez que pienso en ti se me va la olla, me salen signos raros, me has vuelto completamente majareta, y hasta que no me metas tu pollón por el culo y me salga por la boca, no voy a vocalizar correctamente...
-¡Que te vayas a tomar por culo de aquí, hombre!- le corto yo finalmente, vale que sea fan mío, pero no tengo porque aguantar a ningún pesado, si he aprenddido algo a lo largo de mi vida es que hay que evitar a la gente que te hace perder el tiempo, se puede ser de todo menos pelma, que decía el otro, y yo ya estoy hasta los cojones de que en los bares se me peguen todos los tíos raros...
El caso es que finalmente le estampé la puerta al chino y me olvidé de él. Pero unas semanas después, Pepepe me escribe diciéndome que a ver que le he hecho al pobre chino, que no sabe como pero se se ha enterado de que soy colega suyo y se le ha metido de okupa en el piso, y le quita el ordenador, vuelve a escribirme mensajes desde él, y como yo no le contesto, ha amenazado con suicidarse, de momento solo se encierra en el baño a llorar y se bebe los botes de champú, y Pepepe que es una bella persona dice que eso lo puede aguantar, es muy gracioso ver salir burbujitas de su boca cada vez que habla, y además cocina una ternera con bambú para chuparse los dedos, pero que como no haga algo el chino cualquier día de estos hace una locura, se agujerea el pito con la taladradora, y además, que Pepepe está ya cansado de dormir con un tapón en el culo, el chino tendrá la picha corta, pero es mu fogoso y ha intentado ya abusar de él varias veces.
Pues óyeme, Pepepe, y tú también Fumanchú, yo lo siento mucho, pero no puedo ayudarte, serás muy fan mío, pero eres pichicorto y en el mundo del porno eso no se perdona, no se si es justo o no, da igual, eso es lo de menos, lo que ya no te perdono es que eres más canso que un cuto en brazos. O sea, que no vuelvas a dejarme uno de tus putos mensajes cifrados, porque entonces voy a ser yo el que va a matarte, voy a ir a buscarte a casa de Pepepe, que es un santo y no tiene culpa de nada, y te voy a sacar de ahí a patadas en el culo, igual hasta te gusta, cabrón.

domingo, 20 de julio de 2008

Una walkiria en bolas en el balcón

Siete de julio, San Patxín


Pero, Patxi, hombre, a qué punto vas a llegar, regalando tus libros a cambio de una reseña, una columnita... Y lo de la entrevista del otro día en Radio Euskadi, media hora para ti solito en el Grafitti, se ve que todo el mundo está de vacaciones, porque si no, no lo entiendo. Bueno, ahí va el artículo de Barrueco. Lo mejor lo de los efluvios de las páginas que desprenden tus libros. Muy bueno, Barrueco, yo no lo podría haber descrito mejor.

Siete de julio. José Ángel Barrueco

Siete de julio, San Fermín. El día grande de las más grandes fiestas de Navarra y de las más populares del mundo. Reconozco que nunca he estado en Pamplona, al menos que yo recuerde (los viajes que uno hace de niño no suelen contar, porque la memoria los aleja en seguida). Todo lo que sé de los encierros y las fiestas se debe a la retransmisión televisiva de los Sanfermines, que a veces vi por insistencia de mi familia, en los viejos tiempos, cuando querían mostrarme algún personaje habitual de las carreras o una cogida grave o una de esas caídas multitudinarias que suelen provocar los guiris beodos y rojos como cangrejos. Porque ni siquiera he leído la “Fiesta” de Ernest Hemingway, aunque la tengo en mi biblioteca y cualquier día de estos la leeré. También sé algo de los Sanfermines por una película mala y muy polémica y célebre en su día: “La trastienda”. Yo la veía porque, entonces, María José Cantudo protagonizaba unos despelotes polémicos que, sin embargo, vistos hoy, parecen de Walt Disney: se ven desnudos más atrevidos en algunos telefilmes de sobremesa de Antena Tres. Pero, como suele decirse, eran otros tiempos. Veías “La trastienda” para cazar seno y, al final, de lo único que disfrutabas era de la parranda que retrata la película, supongo que fielmente. Tíos borrachos, bailes y parrandas, muchedumbre con ganas de juerga, chicas descocadas. Y recuerdo el encierro que aparece en “Cowboys de ciudad”, hecho a la manera de la comedia hollywoodiense: divertido, pero nada realista.
No sé si algún año iré a estas fiestas. Me atraen, pero no me seduce la presencia de los morlacos. Mientras tanto, me he divertido leyendo un libro de relatos de alguien que es natural de Pamplona y que, además, conoce bien la tradición. Unos meses atrás estaba con Patxi Irurzun, que es el autor de dicho libro, y me regaló un ejemplar de sus “Cuentos sanfermineros”. Tomábamos algo en un bareto y también estaban presentes el escritor Vicente Muñoz Álvarez y un periodista. Patxi me acababa de dar el libro y se lo mostré al periodista, quien se puso a hojearlo. Luego dijo que se tenía que marchar y yo fui a la barra a pagar. Cuando volví a la mesa sucedió lo que me había olido: el reportero se había llevado mi libro. Pero Patxi, hombre precavido, guardaba un as en la manga. Es decir, que le quedaba otro ejemplar y me lo dio.
Lo primero que desata la carcajada es la fotografía de Irurzun en una de las solapas interiores. Lo conozcas o no, sabes inmediatamente que es un cachondo. En esa imagen como de fotomatón, Patxi aparece con una sonrisa de golfo y cierto cansancio en la mirada, como si estuviera mamándose en una tasca y lo hubiesen interrumpido para hacerle la fotografía. No se ha afeitado, luce barba de varios días. El cabello parece húmedo, quizá porque antes lo acaban de bautizar con champán. Y al cuello lleva anudado el pañuelo rojo. “Cuentos sanfermineros” abarca trece historias, casi todas publicadas en prensa. En ellas despunta la sorna característica de Patxi. A través de estos relatos sabemos un poco más de los Sanfermines. Está la guiri borracha de “Leaving Iruña”, que va allí a matarse bebiendo (parodia de “Leaving Las Vegas”). Está el pijo que ve las depravaciones de la fiesta como un infierno. Está el nieto que, una vez muerto su abuelo, decide pasear su cadáver en silla de ruedas por los lugares emblemáticos. Está la chica que empalma el curre con la juerga. Patxi, además, lo cuenta con un humor especial y con una prosa anclada en el realismo sucio que hace que olamos la cerveza, los orines, la sangría, las vomitonas, el sudor, los condumios de los bares, igual que si salieran sus efluvios desde las páginas.